Estudio inédito publicado en la prestigiosa revista Brain

Investigadores del ICC están trabajando en una herramienta computacional que permite diferenciar automáticamente el estado vegetativo del estado de mínima conciencia.

Los investigadores Diego Fernández Slezak y Federico Raimondo están trabajando en el desarrollo de una herramienta que permita diferenciar automáticamente el estado vegetativo del estado de mínima conciencia. Para ello utilizan técnicas de aprendizaje automático que permiten que -a partir de información clave del electroencefalograma (EEG) del paciente- un programa pueda realizar la clasificación. Los investigadores pertenecen al Instituto UBA-CONICET de Ciencias de la Computación y se desempeñan en el Laboratorio de Inteligencia Artificial Aplicada (LIAA). Ambos realizaron una colaboración junto a Denis A. Engemann, investigador del INRIA (Francia), que está liderada por el doctor en medicina argentino Jacobo Sitt (investigador en el INSERM-ICM, Francia).

Hace poco más de un año, los doctores Fernández Slezak y Raimondo publicaron un artículo científico en el que demostraban que el análisis de los latidos cardíacos puede aumentar la precisión del diagnóstico. Ahora dieron un nuevo paso, que puede ser muy relevante para resolver un problema clave de la neurología: en un estudio publicado en la prestigiosa revista Brain dan cuenta de un procedimiento simple, económico y altamente confiable que permite diferenciar automáticamente el Estado Vegetativo (EV) del Estado de Miníma Conciencia (EMC).

“Publicar en este journal de neurología es un hito importante. En este caso, la inteligencia artificial se aplica a problemáticas clínicas dando resultados de gran importancia para el estudio de los pacientes con desordenes de conciencia”, puntualiza Federico Raimondo, investigador del LIAA en el ICC y doctor en ciencias de la computación.

En este momento el equipo se encuentra impulsando el proyecto para poder hacerlo accesible al alcance de todos los centros clínicos. “Nosotros nos enfocamos en el uso de electroencefalografía (EEG) porque es una tecnología que es accesible, de gran disponibilidad y puede ser incluso trasladada a donde están los pacientes. Sabemos que no todos los centros clínicos cuentan con especialistas en desórdenes de conciencia”, complementa Raimondo.

Con la premisa de desarrollar herramientas para el análisis de EEG en forma automatizada, los investigadores del ICC y su equipo podrán proveer un servicio de “cloud computing” para el análisis de registros de EEG. Este servicio tiene como objetivo asistir a los profesionales de la salud que no cuentan con los recursos ni los conocimientos necesarios para realizar este tipo de evaluaciones.

Ver Noticia completa en NexCiencia

2018-12-05T10:44:42+00:00

COMUNIDAD DC

Información útil

Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. UBA. Pabellón I, Ciudad Universitaria. C1428EGA. CABA. Argentina.

Phone: (54.11) 5285-7438/7439/7440